Actividades para enseñar compostaje a niños

Por Bethany Johnson en Thinking Sustainably

Si deseas iniciar a tus hijos en el compostaje y que en casa puedan tener tierra rica en nutrientes, ahora es el momento perfecto para comenzar. Compostar los sobrantes de la cocina, periódicos y desechos del jardín puede beneficiar a toda la familia de muchas formas, especialmente a los niños. 

Aprovechar las hojas que caen de los árboles durante el año es idóneo para darle vida a la ciencia a través de juegos y actividades enfocadas en el compostaje para niños. Te explicamos cómo hacer compost casero.

¡Comienza cuanto antes!

Primero, reúnan un gran montón de hojas de árbol y salten juntos sobre ellas. Esto no tendrá un beneficio directo en el compostaje, pero es muy bueno para el corazón. Para los niños -y reconozcámoslo para los adultos también- la mejor parte del otoño es descubrir cómo la naturaleza aporta lo necesario para múltiples propósitos.

Making your own compost in a jar is among many games that teach composting for kids and adults alike.

Después de haber jugado, recolecta las hojas para comenzar con la primera lección de compostaje para tus niños.

Crea un compost-ario

¡La mejor actividad de compostaje para los niños es hacer el compostaje en sí! Esta actividad es perfecta porque los niños pueden observar el proceso de descomposición con sus propios ojos. Esto hace que los resultados de la composta casera y el aprendizaje obtenido sean igual de ricos, con el beneficio extra de que tus hijos serán composteros expertos. 

Primero, reúne los materiales:

  • Un frasco de cristal y de boca amplia para cada niño
  • Residuos orgánicos del jardín (como hojas caídas, pasto cortado y tierra)
  • Periódico viejo
  • Cáscaras, sobras de frutas y vegetales y restos de cocina orgánicos
  • 1 taza de agua de lluvia
  • Un plumón permanente

Making your own compost in a jar is among many games that teach composting for kids and adults alike.

Para comenzar, pide a tus hijos que agreguen un puñado de tierra a sus respectivos frascos. En seguida, pídeles que pongan un poco de periódico y que posteriormente añadan restos orgánicos de cocina. Finalmente, agreguen una capa de hojas muertas y algo del pasto recolectado. Repitan este proceso de hacer capas con los distintos materiales hasta que el frasco esté casi lleno.

Making your own compost in a jar is among many games that teach composting for kids and adults alike.

No te preocupes si tus niños quieren añadir más periódico o distintas porciones de frutas para hacerlo a su modo, permítelo pero asegúrate de que exista un balance entre los materiales.

Making your own compost in a jar is among many games that teach composting for kids and adults alike.

Finalmente, agreguen el agua de lluvia y tapen la mezcla. Hagan orificios en la tapa que permitan la entrada de oxígeno y escriban el nombre de cada participante en ella. Para mayor referencia te recomendamos marcar hasta dónde se llenó el frasco con los materiales dibujando una línea en el frasco. Por último, coloquen sus experimentos de compostaje cerca de una ventana soleada, pero donde no le alcance a dar la luz del sol directamente.

Making your own compost in a jar is among many games that teach composting for kids and adults alike.

Cada dos semanas marquen el nuevo “límite de la mezcla” en el frasco con una línea que les permita señalar el avance de la naturaleza y cómo se va asentando su contenido. También asegúrense de etiquetarlo con la fecha, de modo que puedan observar el progreso de sus microbios.

Ante sus ojos, el material orgánico del frasco se convertirá en tierra rica en nutrientes que en aproximadamente 12 semanas estará lista para ser incorporada a su jardín en primavera. Cada vez que hago este proyecto con mis hijos, hemos observado gusanos crecer dentro de nuestros frascos— ¡un beneficio que inclusive yo no podría haber predicho!

Juego de roles

Otro juego divertido que el compostaje para niños les enseña es el juego de roles. Comenzamos revisando libros de la biblioteca que se enfocan en microbios y leemos uno cada día. Nuestro libro favorito para este juego se llama Criaturas diminutas: El mundo de los microbios.

Books and even role playing are a fun way to learn composting for kids and grownups alike.

Posteriormente, cada vez que los niños se sienten cómodos, actuamos la narrativa personificando diversos artículos de la casa. Sí, inclusive los personajes unicelulares pueden tener personalidades y aventuras.

Books and even role playing are a fun way to learn composting for kids and grownups alike.

Cualquier cosa puede ser un accesorio aquí. Los niños usan mis rizadores del cabello como actinomicetos de tamaño natural, que salvan el día como las “bacterias buenas” que se encuentran en la tierra.

Books and even role playing are a fun way to learn composting for kids and grownups alike.

Juegos en línea

Incluso los niños que estén más interesados en sus dispositivos móviles también pueden aprender sobre el compostaje, la descomposición y putrefacción en toda su gloria. La universidad de Manchester tiene un sitio web interactivo dedicado a la ciencia de los microbios del compostaje para desafiar y entretener a los niños de todas las edades.

The University of Manchester Website has interactive games that teach composting for kids and adults alike.

Sin embargo, los juegos son adictivos y podrías terminar aplaudiéndoles a los hongos por horas y horas.

Y tú, ¿cómo aprovechas las hojas caídas para enseñarle a tus hijos sobre el ciclo de la vida? ¿Qué otros juegos divertidos conoces para enseñar sobre el compostaje? Cuando encuentres un buen libro sobre compostaje, compártelo con otros lectores twitteando tu favorito a @TomsofMaine.

Imagen de: Bethany Johnson

Este artículo es presentado por Tom’s of Maine. Los puntos de vista y opiniones expresados por el autor no reflejan la postura de Tom’s of Maine.

¿Por qué es bueno?

¿Qué es lo único más saludable que comer toneladas de frutas y verduras? ¡Por supuesto, reciclar los residuos! Enseñarle a tus pequeños cómo hacer compostas orgánicas es importante porque se están divirtiendo, aprendiendo juntos y reciclando al mismo tiempo.