Carragenina

¿Qué es?

La carragenina es una fibra soluble derivada de las algas rojas, se ha utilizado durante siglos para espesar y estabilizar los alimentos. Se encuentra en una gran variedad alimentos como el yogurt congelado y el helado reducido en grasa.

Chondrus crispus, conocido comúnmente como el musgo de Irlanda se describió por primera vez como un extracto de algas marinas en 1810 en Irlanda, país en el que se recomendaba como cura para las enfermedades respiratorias. Mientras tanto, en Japón inició el cultivo en respuesta a la demanda cada vez mayor de algas rojas. Más de 100 años después, una pequeña industria procesadora de algas marinas en Nueva Inglaterra que se expandió en gran medida durante la Segunda Guerra Mundial, sobre todo porque las algas reemplazaron el agar, que provenía de Japón, cuyo abastecimiento se interrumpió debido a la guerra. La carragenina empezó a usarse en alimentos comerciales en esa época, cuando una compañía de productos lácteos de Chicago llamada Krim-Ko comenzó a usarla para evitar que se asentara el chocolate en su leche con chocolate embotellada.

¿Cómo funciona?

La carragenina es un material natural abundante, muy útil para espesar nuestra crema dental.

La carragenina también se utiliza con frecuencia como aditivo alimenticio, principalmente se usa para espesar, estabilizar y modificar la textura en gran variedad de productos alimentarios como mermeladas y jaleas o productos lácteos como leches, queso cottage, pudines y helados, e incluso en productos de origen animal como salchichas y carnes envasadas.

¿Cómo se produce?

Nuestro Modelo de negocios nos orienta para seleccionar los ingredientes que se han procesado de una forma amigable para la salud humana y el medio ambiente ambiental.

Las algas rojas en crudo se cuecen, enjuagan, humedecen y filtran. Posteriormente, se les agrega alcohol isopropílico y se cocinan, como una sopa; la carragenina se separa y las algas se secan para extraer el alcohol, luego se pican y se muelen. El 99.8% del alcohol isopropílico se elimina en el horno durante el proceso de secado y el resto continúa, pero se evapora después del procesamiento, por lo que en el producto final prácticamente no queda nada.

¿Cuáles son las alternativas?

A menudo, la carragenina reemplaza a los espesantes sintéticos, como el carbopol y los espesantes de origen animal, como la gelatina. También hay otros ingredientes espesantes naturales, como la goma acacia y la goma xantana, que es posible utilizar con base a los atributos específicos del producto, pero la carragenina representa una opción amigable para nuestro modelo de negocio por ser un material de origen natural y sustentable con poco sabor y olor y que tiene un largo historial de uso en productos alimenticios.

¿Es la opción correcta para mí?

Existe cierta confusión en cuanto a la carragenina que hace que el ingrediente no goce de muy buena reputación. El Comité Conjunto de Expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Mundial de la Salud sobre Aditivos Alimentarios (JECFA), además del Comité Científico de la Comisión Europea sobre Alimentos (SCF) han llegado a la conclusión de que el uso de carragenina como aditivo alimentario no representa ninguna preocupación de seguridad. En fechas más recientes, el JECFA emitió un reporte técnico sobre el uso de la carragenina en fórmulas para lactantes y encontró que el aditivo no ‘representa ninguna preocupación en dichas fórmulas, como alimento con propósitos médicos especiales en concentraciones hasta de 1000 miligramos por litro.1 Además, la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos menciona a la carragenina como Aditivo Alimentario Permitido para la Adición Directa a los Alimentos para Consumo Humano.2

Hay cierta confusión en cuanto a la diferencia entre poligenina y carragenina. La poligenina es un derivado de la carragenina químicamente degradado, que se utiliza con propósitos industriales (no alimenticios). Aun cuando la poligenina no posee las propiedades espesantes ni estabilizantes de la carragenina, se le llamó “carragenina degradada” de manera equivocada y durante un breve periodo, el término “carragenina” se utilizó en forma indistinta haciendo referencia a la carragenina grado alimentario o degradada. Gracias a esta confusión, el Consejo de Nombres Adoptados de Estados Unidos determinó que “poligenina” es un nombre más exacto y descriptivo para la forma químicamente degradada de la carragenina. Aun cuando en los estudios la poligenina ha demostrado efectos desfavorables para la salud, la carragenina grado alimentario no presenta toxicidad ni carcinogenicidad conocidas y es Generalmente Reconocida como Segura (GRAS) por la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos.3 Por desgracia, debido a que los dos ingredientes se conocieron con un mismo nombre en común durante algún tiempo, muchas personas se quedaron con la idea equivocada de que los efectos negativos para la salud demostrados para la poligenina aplican también en el caso de la carragenina de grado alimentario.

La carragenina no puede degradarse en poligenina durante la digestión. La carragenina de grado alimentario es un ingrediente totalmente seguro y apropiado para la pasta dental.

Tom’s of Maine reconoce que ninguna persona es igual e inclusive con ingredientes puros y naturales, algunas personas pueden desarrollar una reacción alérgica que es única para ellos. Como con cualquier producto, asegúrese de descontinuar el uso si experimenta malestar u otras indicaciones que muestren que el producto podría no ser adecuado para la química individual de su cuerpo.

1 "Safety Evaluation of Certain Food Additives, 3" (PDF). Joint Expert Committee on Food Additives, WHO Food Additive Series: 70. 2015.
2 21CFR 172.620
3 21 CFR 172.620